Hoy en día los cambios ocurren rápido y en ocasiones cuestan de asimilar. Por ello, debemos estar preparados, ese es el principal desafío al que nos enfrentamos.

Si echamos la vista atrás, podemos ver lo mucho que tardó en desarrollarse la televisión, y lo poco que tarda ahora cualquier novedad digital en aparecer. Al contrario de lo que ocurrió con la televisión, el crecimiento de internet ha sido muy rápido.

Así, la revolución digital es un hecho que cada vez se encuentra en mayor auge, algo que veremos mucho más acentuado en los próximos 50 años. Además, dentro de esta revolución se producen las innovaciones, como puede ser el cambio que ha habido en cuanto a la frecuencia de consumo móvil, pues ahora se emplea más la pantalla de los smartphones que las del PC, sobre todo entre los más jóvenes.

Pero el cambio nunca avisa, llega de repente, razón por la que las empresas deben estar alerta, pues es muy fácil que la competencia innove. Siempre hay que pensar en algo diferente y útil, pensando en el usuario y en sus necesidades.

Por otro lado, podemos fijarnos en el ecommerce y del gran auge que está experimentando. Internet se utiliza en todo el mundo. Hace años era impensable el hecho de comprar por internet con tanta frecuencia, pero lo cierto es que esta tendencia cada vez es mayor. Se trata del crecimiento más rápido que hemos vivido en los últimos 25 años de trabajo en el mundo digital.

La revolución digital es muy rápida y debemos estar preparados, ese es nuestro principal desafío.