La Covid-19 ha implicado grandes cambios en muchos sectores de todo el mundo, pero si hay uno que se ha visto asediado de forma brutal por esta necesidad de cambio y adaptación ha sido el gastronómico.

Cierres repentinos, aperturas a medias, locales con aforo limitado, 100 % de los pedidos a domicilio… Esto, de cara al futuro, implica nuevos modelos de negocio y una forma de comunicación entre empresa y cliente radicalmente distinta a lo que hemos conocido hasta ahora.

Algunos de los cambios que surgirán como consecuencia de los nuevos hábitos que con tanta fuerza están arraigando en la sociedad serán: apuesta por la alimentación vegana, tendencia al «hazlo tú mismo» (DIY), consumo de producto local, búsqueda de entornos que generen seguridad y confianza por encima de la sorpresa y la novedad, o la flexibilidad y toma de decisiones activa a la hora de realizar cualquier pedido sin estar sujeto a carta o menú muy cerrado.

Fuente: elEconomista.com